¿Qué hacer si te quedas en blanco al hablar en público?

Oh no! Espero que no te haya ocurrido en el pasado y que esa experiencia te limite a comunicarte frente a un público, pero si has sufrido el temor, te sientes a desmayar, sudas, te enrojeces antes de abrir la boca, te tiemblan las piernas, con solo pensar en tener que hablar en público, sé que estos consejos básicos que te comparto te servirán para que tu experiencia al hablar en público sea sin estrés.

  1. Entrar en pánico. Necesitas claridad mental.
  2. Hacerlo evidente. La gente no tiene porque darse cuenta que olvidaste algo, tú eres el dueño del discurso, tú tienes el poder.
  3. Contar un chiste. Esto no arreglará el momento incómodo y no te ayudará a distraer la atención a menos que seas un gran contador de chistes, pues la atención con un mal o buen chiste será siempre sobre ti.
  4. Salir corriendo. Tu mente estará en lucha, un pensamiento te dirá que salgas corriendo y el otro que no abandones, si abandonas habrás perdido tu tiempo y peor aún el de tu audiencia, además de que perderás credibilidad.
  5. Recurre a tus notas para que te sirvan de guía. Si no tienes a mano tus anotaciones pasa al paso 6, 7 y 8.
  6. Repite la última frase que acabas de decir para que te recuerde lo que continúa.
  7. Sigue hablando para que te dé tiempo para recuperar el hilo.
  8. Haz una pregunta. El foco de atención pasa al público y te da tiempo para reubicar tus pensamientos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *