NO te Juzgues

No quererse es más habitual de lo que tú te crees. Se estima que 7 de cada 10 adolescentes tiene baja autoestima y que solo un 3% de las adolescentes se considera “hermosa”. Imagina lo que ello supone para una persona que sufre baja autoestima y no lo trata en toda su vida, ni tan siquiera cuando es más evidente, es decir, en la adolescencia. 

Y desde luego no es cosa solo de la adolescencia. 

No se te pasa, si no lo tratas, al llegar a la adultez. Al contrario, se arrastra y se manifiesta de mil maneras. A veces es más evidente que otras.

Pero en todos los casos, hay que aprender algo que no se aprendió para revertir la situación. 

Una autoestima no tratada puede desencadenar síntomas más graves, como depresión, ansiedad, o incluso fobia.

A veces es invisible a los ojos de los demás, sin embargo quien la padece, conoce muy bien el estrés y sufrimiento que supone.

En cambio, una autoestima tratada crea una personalidad madura y estable, alegre y optimista, sana y abierta.

¿A qué es debida tu baja autoestima? Sin duda a la cultura en la que estás inmerso/a y posiblemente a la educación que has recibido en familia. Puede que tus padres tampoco se querían a sí mismos. Y no supieron educarte de otra manera. Puede que ellos de pequeños tampoco recibieron una educación basada en la autoestima.

Rompe esas creencias que te limitan, deja de juzgarte y empieza hoy viéndote al espejo y diciéndote: LO SIENTO, PERDONAME, GRACIAS Y TE AMO

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *